jueves, 31 de julio de 2008

vidas ejemplares (mas no perfectas)

porque este espacio no lo permitía por como está planteado (se hizo sólo) y por la manera que se ha dado es que apareció el otro, el Vidas Ejemplares (mas no perfectas), en el que lo sensible se muestra de otra forma y lo previsible no se contempla; ahí la imagen trae palabras y las palabras juegan.

La palabra viene de un Caramelo; el nombre es Franca Celi porque es lo que más se me parece en nombre y manera de ser y el apellido por mi abuela materna, la Pelita, que creció y se hizo sola y que al igual que mi otra abuela fue una mujer de fortalezas, firme y entera y que me transmitió sin saberlo ni darse cuenta las ganas de escribir, de pensar y de soñar. A ella la recuerdo en la "sala chica" donde estaba el escritorio con las dos puertas cerradas, sentada en su vieja máquina de escribir con una bata de señora larga de franela a cuadros pequeñitos negros con blanco, en silencio dispuesta a cocinar obras de teatro para niños; ella a la que no le gustaban los caramelos.