miércoles, 5 de octubre de 2011

la noche es corta

a veces se acumula el cansancio al quitarle tiempo al sueño para aprender, leer, entender todo esto que me apasiona y que, por estar en mi trabajo que no tiene nada que ver con esto, no puedo hacerlo en el día.

A lo mejor antes no se lo notaba y podía pasar las horas mientras leía sobre como escribir, sobre periodismo, comunicaciones, además de intentar entender como funcionaba la red o configurando en algún programa de acceso a IRC (principalmente mIRC) los servidores que determinados sitios utilizaban para sus salones de chat, no porque me interesara chatear, sino porque de ese modo podía saber como funcionaban al verlos desde otro ángulo, podía conocer la ubicación y el tipo de conexión y servidor a internet que usaban los usuarios, etc. lo que también hacía posible conocer más sobre de qué países la gente tendía más a usar esos servicios (aun ahora, cada cierto tiempo los reviso pues aun hay gente que los utiliza).

Lo mismo fue con aprender, a comienzos de la década del 2000 los códigos HTML, al punto que logré hacer mi propia página web, artesanal, pero web al fin y al cabo (el servidor de geocities fue desactivado y la web murió). Pero ahora después de cuatro o cinco días de trasnoche, durante la semana (y después de poner al día la casa),  para revisar como la red sigue funcionando, editar fotos, actualizar blogs, etc. el cansancio se hace notar y debo parar un par de días para recuperar sueño.

No es fácil trabajar en algo para vivir y luego de trabajar dedicar ese tiempo, que no es mucho, para hacer las cosas que te apasionan y te hacen sentir que vives; pero en cambio es tan gratificante cuando en el tiempo se ve lo que se ha aprendido y se pueden reconocer habilidades y conocimientos adquiridos junto a la capacidad de estar al día con las herramientas que usan los periodistas y con la tecnología.

¿cómo saber cuando algo deja de ser borrador?

1 comentario:

Bianca Pascuchelli dijo...

El tema de la tecnología es importante. Hoy el que no figura en internet prácticamente no existe. Yo misma no confío en una empresa si no tiene página de internet. Ahora mismo por ejemplo tuve que alquilar un apartamento Buenos Aires y justamente elegí la que más cosas tenía: sitio web, facebook, twitter, Linkedin y Google +. Me hace sentir segura de que son gente seria y ubicable en caso de problemas!