viernes, 10 de octubre de 2008

“Una relación pornográfica” (Une liaison pornographique)

dos actores en un escenario muy simple con un juego de luces muy atractivo que define las escenas y los tiempos y al que se incorpora un cama, muy bonita, inclinada hacia el público, en la que se encuentran.

Una pareja que narra un encuentro originado en un aviso y con la finalidad de realizar una fantasía sexual de la cual nunca se habla, pero que genera una serie de encuentros que cambian de matiz, intensidad y sensaciones en los protagonistas en un tránsito del encuentro puntual al de los sentimientos.


Foto Emol

Ella, por una parte, que inicialmente se ve fría y descomprometida, muy liberal y dispuesta únicamente a realizar su fantasía se involucra al punto en que ya no tiene capacidad de manejar sus sentimientos, le declara su amor a él y le expresa la necesidad que tiene de estar con él "hasta la vejez", en un momento que conmueve.

Mientras tanto, el describe con detalle las sensaciones que estos encuentros le producen y como se encanta con ella; de cumplir con un trámite poco a poco la empieza a descubrir y es él quien busca que los encuentros sean más intensos al punto de manifestar que no sabe dónde buscarla para no perderla.

Lo que parece una relación que está tomando forma se desdibuja al momento en que ella le dice que le ama. Automáticamente él que se ve entregado, se descompromete y con habilidad pone en ella intenciones inexistentes para dar por terminada la relación. Con las mismas habilidades de seducción que despliega durante la relación, sin dejar la sonrisa de lado ni el gesto amable nuevamente la seduce y ella se convence que la decisión tomada por él es la que ella ha tomado.

La obra del belga Phillippe Blasband “Una relación pornográfica” (Une liaison pornographique) y que el francés Frédéric Fonteyne la llevó al cine, se repone en el teatro con un montaje dirigido por Paulo Meza con la actuación de Daniel Muñoz y Heidrun María Breier y la voz en off de Malcolm Leiva.

La actuación de ella me convenció absolutamente; es un personaje natural, liviano y empático y básicamente creible. Llega por su alegría y la frescura que le imprime a una mujer que aunque se presenta muy liberal, no oculta a ningún momento el miedo que el involucrarse le produce a pesar de ser tan jugada; en esa liberalidad al mismo timepo denota una búsqueda de ternura, de sentirse querida. Hay un momento de la obra en que personifica a una mujer vieja, que talvez no tiene mucho que ver en el contexto, pero que me llegó especialmente y me trasladó por su veracidad al recuerdo de una vieja amiga alemana de la familia.

El me sorprendió porque siempre prima la imagen del personaje televisivo y sin embargo en esta obra logra un personaje atractivo, creible por su falta de convicción que se involucra desde lo que parece una evidente soledad y sin desearlo; hay en él una actitud que parece segura pero que se debilita en gestos como cuando golpea la mesa cada vez que ella propone el encuentro y que desaparece al momento que ella decide que no será como siempre; una actitud de distancia permanente, incluso diría que con un dejo de cinismo; es un seductor sin entrega que brilla por su falta de compromiso y porque a ningún momento admite frente a ella lo que le sucede y que en algún momento lo describe como "acostumbramiento", sin ocultar su evidente miedo o pocas ganas de vivir con intensidad, que hace que se retire de lo que podría ser una bella historia.

Me gustó por lo realista, porque deja la pregunta ¿y después qué? o porque talvez simplemente hace evidente ese "dejar pasar" lo evidente por miedo a reconocer y reconocerse en los sentimientos, a jugarse por ellos o simplemente a la falta de capacidad de entrega, pero que siempre deja a su paso heridos en el camino.


Foto Emol

Me gustó también porque quienes actúan en ella, en la vida real, son justamente la antítesis de esta propuesta y porque ella, como tantas mujeres o como las dos amigas belgas con las que me encontré en el teatro, ha tenido la fortaleza de dejar su país y sus raíces por construir una vida en un lugar muy lejano y distinto al suyo.


“Una relación pornográfica” (Une liaison pornographique) de Philippe Blasband
Dirección: Paulo Meza
Elenco: Daniel Muñoz, Heidrun María Breier y Malcolm Leiva
Sala San Ginés-Chucre Manzur (ex Galpón 7)
Desde el 9 octubre 2008


(Gracias Bie, fue muy bueno!)

4 comentarios:

Jan Puerta dijo...

Hace tiempo que la magia del teatro no me deja pasear entre bastidores, bambalinas y camerinos. Pero de vez en cuando tengo el placer de poder dialogar con algún que otro actor con el cual me permito sacar de no se donde mis dotes de actor. (Glups. No se si los tengo)
Un fuerte abrazo
Excelente crónica. Merecería ser publicada en mas de un periódico, en sustitución de algunas criticas que hay.

francisca dijo...

hace tiempo que no iba al teatro, Jan, con lo que me gusta y me llena y lo de ayer fue una linda experiencia.

Algo que me encantó, y con lo que he sido escueta, fue la escenografía. Muy simple o minimalista, pero con un juego de luces rojas muy intensas en un segundo plano y en algún momento azules que crea parte del clima de la obra. Una escenografía muy limpia, liviana, con mucha estética.

Y tampoco mencioné a Malcolm Leiva, el actor en off con una voz preciosa y que de algún modo es el hilo conductor de la obra.

Gracias por lo que dices, Jan.

Un abrazo grande,

Waiting for Godot dijo...

Hola! he estado medio perdida del mundo bloggero pero que sepas que siempre te tengo presente. Besitos para ti. Ya mismitico Vuelvo :)

poesía-de-alféizar dijo...

Para Caramelo: leer lo que escribes es muy gratificante; lo haces como lo haría una cronista de teatro de un medio de comunicación; el tema que tratas está en el centro de las relaciones humanas; somos seres muy vulnerables Caramelo, nos paraliza el miedo y nos infunde valor el paso adelante, que a veces intentamos dar en procura de cariño, reconocimiento. El otro, es común que esté fuera y nada o poco sepa de nosotros; quizá algo sabe de sí mismo; eso que sabe de sí mismo debiera asustar.
Gracias Caramelo por leer lo que escribo. Eres una hermosa chica de buen corazón.
Un beso de xavier.