jueves, 21 de agosto de 2008

ayer, coro de cámara exaudi de la habana

escuché de ellos, alguna vez, algo de "El gran barroco del Perú" y la emoción fue tal que ya no puede obviar su existencia. Hace dos días al revisar el email en la oficina di un sólo grito, es que están en Santiago y ayer se presentaban en la Iglesia del Santísimo Sacramento, una iglesia que no conocía sino sólo por fuera (Santa Isabel con Arturo Prat) pero que me llamaba la atención por su estructura diferente a todas las otras iglesias.




"Vasija de barro" Danzante (ritmo ecuatoriano). Autor: Gonzalo Benítez

Al entrar a la iglesia, la primera impresión un vitral en un arco, unas gradas largas que bajan a un interior muy amplio con arcos de medio punto.


Entre la congestión vehicular y el encontrar estacionamiento empezaban con la primera interpretación, se me puso la carne de gallina, sentí tanta emoción, avancé lentamente con el corazón contenido por lo que oía, con una acústica muy buena y la sensación de estar en el escenario perfecto que le brindaba al coro la solemnidad que requería.

Dirigido por María Felicia Pérez que presenta una a una cada interpretación con cálida sencillez y suavidad para luego dar la nota inicial, este coro de doce voces entre las cuales está la de ella (anoche eran once) lleva veinte años haciendo música y ha recorrido casi toda Europa, América y Oceanía interpretando música barroca y contemporánea tanto de Cuba como de América Latina.


Hacía tiempo que no escuchaba música en vivo con la mirada nublada, la sonrisa instalada y la emoción a flor de piel, sobretodo cuando interpretaron la "Vasija de barro", ese danzante tan serrano compuesto por Gonzalo Benítez, el querido "compadre Benítez", amigo de mi padre de toda la vida.

Fue realmente un concierto hermoso!

2 comentarios:

Renattus ® dijo...

Mmmm, qué maravilla (y qué envidia) ¿por qué no me avisaste para ir? ...Bueno ya.
Además nunca he entrado a los Sacramentinos (no tengo la costumbre de visitar iglesias) que como obra arquitectónica debe ser la más bella de Santiago.
Por fuera la conozco desde chico, pues en los años 60 las micros de Cisterna y San Bernardo llegaban hasta ahí a la Plaza Almagro y de allí también salían los pocos buses que iban al sur, pues mayoritariamente se viajaba en tren.

francisca dijo...

¡lo siento, se me pasó nomás! pero gracias a mi post ya supiste lo bello que fue...y sí, la iglesia muy linda