martes, 20 de noviembre de 2007

atreverse ((MIERCOLES - sigue al post de arriba)

Viajar a Marruecos a los 91 es atreverse, aunque al regreso de Marruecos el abuelo estába feliz por otra cosa, porque algo cambió en él. Hay un momento en el documental en que se lamenta que nunca se atrevio a hablar con el director de la orquesta aunque lo que más quería era ser el violín solista. No lo hizo por temor. Aimé nunca hablaba con desconocidos; al regresar era muy sociable.

Hace un par de días le contaba a la Flori sobre una entrevista en la que dije que soy tímida. Se rió "mamá, tu no eres tímida". Parece que no, pero le confesé a mi hija que me cuesta, pero finalmente hay algo que hace que me atreva. Supongo que tiene que ver también con el no ser de acá, por un lado y el aprender a hacerme cargo de muchas cosas con dos niñas, por otro. Finalmente se aprende.

En un post anterior hablaba de no saber lo que era el miedo al llegar a Chile y tampoco la timidez. No me costaba nada "allá" hacer cosas o intervenir, por ejemplo, en una asamblea con opiniones claras o subirme a un escenario y hablar. Era "rara" como me definió una compañera del colegio, supongo que por ese mismo hacer cosas que no hacía la mayoría.

Mi primer trabajo "llegó" por eso, supongo, se acercaron dos desconocidos que siempre andaban con cámaras filmadoras, en la universidad, para decirme que les interesaba que yo hiciera las entrevistas para el programa en el que trabajaban. Fue un trabajo de mucho aprendizaje y el más entretenido que he tenido!! Tenía la edad que tiene la Coni ahora, 19 años. (en realidad, el primero fue en el colegio, una vez que salí, enseñando ajedrez.

De ser extrovertida pasé a temerosa. Muchas veces, cuando volvía al Ecuador percibía ese temor y allá sentía que podía y era capaz de todo...hasta el regreso. Y aunque de chiquitas mis hijas me hacían prometer que no hablaría "con todo el mundo" cuando salíamos, en cosas de verdad más importantes, me ha costado atreverme y no lo digo en el sentido de perseverancia o responsabilidad, sino en el de saber pelear por mis derechos.

Sólo en estos últimos casi dos años es que siento que me he "recuperado" a mi misma y que me atrevo más, sobretodo en lo creativo que sale solo. Creo que el final abrupto de la que parecía la relación más armónica y con vistas a casi "eterna" durante casi cuatro años fue tan impactante que o salía del caparazón o...no se. Los mecanismos de defensa son felizmente más fuertes.

Mis dos soles saben atreverse a hacer las cosas. El jueves es el día de la graduación de la Flori, se atrevió a estudiar lo que quería y no lo que ella pensaba que su papá esperaba. Costó lágrimas pero ganó el esfuerzo por superar los temores, no sólo los iniciales sino los que en el trayecto se presentan, fue capaz de valerse por si misma en México por seis meses lo que le ayudó a crecer más. Mañana es la culminación de ese atreverse con gran esfuerzo, muchas ganas y dedicación y me siento profundamente orgullosa de ella. Mucho amor y muchos besos para mi niñita!!