miércoles, 5 de noviembre de 2008

eugenia weinstein: amor e infidelidad

LAS REGLAS DEL JUEGO
(Amor e infidelidad)

por Eugenia Weinstein

Tan sensible es el tema de la infidelidad que ni siquiera es posible definirla sin desatar pasiones y polémicas. Involucra a personas con motivaciones muy disímiles, que van desde actitudes light hacia la vida hasta tragedias amorosas que involucran los más profundos sentimientos. Por ejemplo, están aquellos que sufren y se sienten poco queridos o maltratados por su pareja, pero no tienen la fuerza sicológica, los medios económicos o las ganas de romper la insatisfactoria relación que los une. Buscan querer y ser queridos a través de una vida paralela, por lo que transitan por la existencia partidos en dos. Están los que se equivocaron irremediablemente al elegir pareja o aquellos que se amaron de jóvenes, aunque crecieron por caminos divergentes. Se dan cuenta de que tienen poco que ver cuando llevan andado demasiado tiempo juntos. Aparece un nuevo amor en la vida de uno de ellos, y valores y amores entran en conflicto. Son relaciones de final triste. Cualquier decisión será dolorosa para todos.


parejas, originally uploaded by dibufoto.

Están los que, producto de una severa disociación afectiva, organizan su vida para tener hijos con una persona, conversaciones inteligentes con otra y sexo con una tercera. Bajo una aparente calidez, esconden una gran superficialidad afectiva. Son incapaces de integrar todo el amor en una sola persona sin sentirse ahogados o controlados. No es recomendable caer en sus redes ni menos creer que van a cambiar. Son los adictos a los triángulos. También están los que por curiosidad o inmadurez emocional les da por vivir tardíamente etapas juveniles, probar nuevas experiencias, descubrir aspectos no desarrollados de su personalidad o mejorar su autoestima a través de un amante. Después de decantar los goces y desgarros de la infidelidad, estas personas tienden a aprender de la experiencia y a valorar el amor estable. Siempre y cuando no sea ya demasiado tarde. Están los que no crecen nunca y que a la primera dificultad se enamoran de otro para evadir el conflicto. Tienen baja tolerancia a la frustración y con la misma rapidez que se absorben en una nueva relación, se arrancarán de ella. Venden quimeras y sólo hacen sufrir. Están los que viven deslices aislados y transitorios. Son personas que en circunstancias o encuentros especiales, se desligan de sus valores y apegos cotidianos para vivir fantasías que saben que no tienen destino. Sin embargo, muchas veces y a pesar de ellos, les quedan huellas imprevistas. En fin, cabe también mencionar a aquellos que atrapados en una relación desgraciada, encuentra un hilo de amor que alumbra por momentos tanta soledad. Estos son los amantes que generan complicidad aun en los más pacatos.


originally uploaded by dibufoto.

Cualesquiera sean los problemas de la pareja antes de una aventura, después de ella serán más arduos. La infidelidad no es algo que simplemente pasa; uno la decide, depende de la voluntad, afecta a quienes la viven, pero también a aquellos que los rodean. Por lo tanto, no es posible eludir responsabilidades. Es una opción, aunque se tome en medio de abrazos vacíos, miradas ausentes o palabras escasas. Se rompen las reglas del juego y eso tiene consecuencias que es necesario meditar antes que después. A pesar de que existen infidelidades por las más variadas causas, todas tienen algo en común: duelen, incluyen a tres donde caben dos e implican mentiras. Y siempre quedan heridos; algunos incluso de muerte. Porque nada en la vida es gratis

(Tomado de "El amor al desnudo", Eugenia Weinstein, 2002)

1 comentario:

Bitácora del Camino dijo...

Gracias a ti por colocar escritos de Eugenia, definitivamente una gran chilena que es capaz de desnudar el amor, sus tristezas y sus esperanzas.