jueves, 25 de octubre de 2007

yeso

tener la mano metida en un yeso no es muy cómodo y hay que ingeniárselas para hacerlo todo en cámara lenta y con mayor concentración, pero no es más grave que eso. El tema es más bien el tomar, una vez más, consciencia de lo dificil que debe ser para quien nació con alguna discapacidad o ha tenido un accidente que le ha ocasionado alguna, temporal o definitiva, aprender y adaptarse a funcionar con un mundo hecho, en primer lugar, para diestros y en segundo lugar para personas con todos sus miembros enteros. Es un tema para reflexionar, básicamente, sobre como hacer un mundo más amable para quienes no tienen todos sus miembros, además de cambiar la actitud que muchas veces podemos tener si nos encontramos con alguien en esa situación, porque para ellos los tiempos, las distancias y las acciones son totalmente diferentes.

4 comentarios:

Daniel dijo...

es verdad: tiempos, distancias y acciones son diferentes; pero tal vez es tambien la mente que hace la diferencia.
Hace uno anos estaba esquiando con mis hijos y de pronto llego un esquiador muy muy rapido; el pasò cerca de nosotros y yo fui muy preocupado. La primera reaccion fue de enfadarme, luego fui admirado por la elegancia de sus movimientos. Enseguida vi algo de extrano; muy rapido, muy elegante, pero extrano.
El hombre se parò y vi que tenia tan solo una pierna ! Frente a el el impedido era yo !

francisca dijo...

tienes mucha razon, Daniel...a veces somos los que tenemos nuestros miembros completos los más impedidos porque no desarrollamos todas las capacidades de que disponemos

El hombre de la Mancha dijo...

La fotografía me ha acompañado toda mi vida, estudie en la escuela de foto arte de chile.
soy un comunicador visual, publicista, pero terminé escondido tras un escritorio de zapatero, hasta que esta quebró.
Luego he buscado inspiración, pero las imagenes no llegan a mi mente.
Soy un ermitaño en buscar cosas e ideas. De pronto todo se agolpa en mimente y salgo del estado de inconciencia y vuelvo a nacer entre las letras.

francisca dijo...

la fotografía me llegó al igual que el dibujo, por estímulo cercano desde,supongo, antes de estar en la panza de mi madre. Nunca estudié ni sé siquiera si algo he aprendido (el dibujo si tuvo maestra por un tiempo y es la dueña de las manos llenas de historia y vida de la foto de las mujeres de primavera) y lo poco que hago es porque hay tantas cosas que se cruzan con luces y colores y que si no se las guarda con la cajita que tiene lente, después se esfuman...