martes, 22 de enero de 2008

mi niña en quito


originally uploaded by dibufoto.


mi niña en un rato más va a ver esto y luego podrá distinguir las lomas de Quito, sus calles, aunque no repetirá en su silencio uno a uno los nombres de ellas y no podrá distinguir las casas, pero da lo mismo porque va a sentir la emoción de estar cerca de los abuelos, los tíos, los primos, habitantes de las alturas, a 2.820 metros sobre el mar .


Hace 20 años viajó por primera vez sola a Quito, muy decidida y segura y no faltó hasta los 12 años ninguno, aunque luego, cuando la pequeña ya creció un poco empezaron a ir acompañadas una de la otra.


Y recorerrá sus calles y empezará a hablar con entonación quiteña e incluso pronunciando casi todas las S casi como si fuera de allá y sonreirá con esa dulzura que tiene y luego reirá como ella sabe hacerlo y se pondrá tierna con sus primas más chicas y con el pequeño Amaru y se deleitará con alguna golosina preparada por la tía que ahora es abuela de Amaru y se reirá con el ingenio creativo de la bella danzarina madre del pequeño.

Y se divertirá con los dos primos ya hombres y tendrán temas para hablar. Y la abuela le dará de esos besos tiernos que ella tiene y le abrazará y le preguntará cosas y le contará otras y hablarán y compartirán las lecturas y mi niña le contará de los lugares por donde a andado últimamente.

Y el abuelo se entusiasmará mostrándole sus dibujos, el cuadro que está pintando ahora y los aparatos, todos los aparatos irán apareciendo uno a uno y se sentirán cómplices en eso también, porque ella heredó de el, entre tantas cosas, esa locura por la tecnología y se mostrarán sus computadores y se entusiasmará con el computador de la nieta y verá sus diseños y las cosas que ha hecho y hablarán de fotografía y jugarán con las cámaras del abuelo.

Y vendrá el tío compartirán el entusiasmo por la animación, que el flash, que el adobe no se qué y que esto se hace así y esto asá, hablarán de páginas web y de programas también con la mamá de las primas chicas y entonces llegará la Lele y la abrazará a su chiquitica y le mimará como lo hace conmigo y recordará cuando era una porota y las gracias que hacía y recordarán las cosas que hicieron acá juntas y harán planes para verse y le llamará la To desde Manabí y planearán también para irse a Manta e instalarse frente a la playa.


Y se sentarán a la mesa a comer una de esas sopitas de la abuela que son de verdad y de segundo ese alguito más que se alarga y todos en la mesa entre risas y el típico sirvete un poquito más, pero si no has comido casi nada y ponle otro poquito y prueba de esto que te va a encantar y esto que no has comido nunca, pero otro poco más que te has de quedar con hambre y será el inicio de un mes a ese ritmo, sin contar las cosas tipicas que se coma en otros lados y aunque sea mucho se acordará que hay que creer que es poco para, como sea, dejar un espacio para la comida de la abuela que no perdona y entonces, mi niña tendrá esa mirada transparente, alegre y dulce que sólo ella tiene y sus ojos se verán más bonitos que nunca y se sentirá quiteña y se sentirá tan querida y estará feliz y en algún momento se dará cuenta emocionada que a excepción del abuelo y la abuela a los que les llama así porque ella lo decidió cuando tenía un año, a todos les dice por su nombre y con todos, sin excepción, tiene una cercanía única y una complicidad que sólo entre tanto amor de familia existe y se reconocerá, una vez más, como parte de esta familia y se sentirá grande en cariño y dichosa en esa que también es su tierra.

2 comentarios:

la cabra chica dijo...

mama yo creo todo menos lo de las eses hahaha, oye la flo ya comió cevicheeee
yo quiero uno de atuuuunnn mama hazme un ceviche de atuuuuunnnnn.

francisca dijo...

buena idea, bonita!